¡Hola Accenture! (… ¡y gracias Dive!)

Han sido unos meses complicados, supongo que os habréis dado cuenta de que el blog ha estado un poco abandonado. En general, todo ha estado en pausa propiciado por grandes cambios en mi vida laboral. Por partes:

Hace varios meses salí de Dive. La experiencia ha sido maravillosa y los compañeros… es que no puedo dejar de echar de menos a gente tan (pero tan, tan) buena. Nunca había trabajado con gente con un potencial tan alto en lo profesional y en lo personal. Siempre echaré de menos las charlas tecnológicas y esas salidas a comer con el equipo. Chavales, os habéis ganado un trocito de mi memoria y corazón, os deseo el mejor de los futuros. Ojalá nos volvamos a encontrar, sería la leche trabajar juntos de nuevo.

Tras varios años siendo el responsable de seguridad de la startup, el momento de cambiar de aires llegó y me pareció genial buscar algo diferente. Lo pensé bien y me puse a hacer una lista:

  • Cinco años en una pequeña consultora.
  • Tres años como freelance.
  • Tres años en una startup.
  • Varias experiencias docentes que me han llevado a ser Profesor de Máster.

¿Siguiente parada? El cuerpo me pedía una gran empresa, conocer el mundo de los proyectos a gran escala, del día a día en un monstruo en el que todo se hace de una forma muy diferente a lo que he estado haciendo hasta ahora. Me puse “disponible” y me llegaron opciones de EY, Deloitte, Telefónica, Indra… pero finalmente mi nuevo rumbo ha sido Accenture.

¿El motivo? Accenture España está en proceso de montar algo grande en seguridad. Se trata de una unidad de negocio con vida propia al nivel de Operations o Consulting. Se está apostando por lo que ellos denominan “The New” y que, básicamente, engloba a Digital, Cloud y Security. Es un reto apasionante ayudar a crecer esta nueva pata y ser parte de todo este proceso de transformación y crecimiento.

Después de cuatro entrevistas y una prueba de inglés, finalmente me llegó una propuesta de incorporación y dí el “sí, quiero”.

Mi nueva oficina

Así que nada, aquí estoy, Manager en Accenture Security relacionado con proyectos cloud. Tras mis primeras semanas, la verdad, muy contento. No os voy a mentir, un poco perdido ya que la forma de trabajar en un sitio así de grande conlleva una fase de aprendizaje compleja, pero con toda la ilusión y energía que los que me conocéis sabéis que pongo en todo lo que hago.

Mi intención es seguir contando por aquí todo lo que aprendo, retomar las tareas relativas a Defender Eye y seguir aportando mi granito de arena a difundir cultura de seguridad.

¡Estamos en contacto!

SecurityInside Live: Jornada Internacional de Seguridad de la Información (ISMS Forum)

Hoy asisto por primera vez a las Jornadas Internacionales de Seguridad de la Información que organiza el ISMS Forum Spain. Para el que no lo conozca, decir que es una red abierta de conocimiento que conecta empresas, organismos públicos y privados, investigadores y profesionales comprometidos con el desarrollo de la Seguridad de la Información en España. Ya son más de 150 empresas y más de 850 profesionales asociados.

Leer más

SecurityInside Live: Mundo Hacker Day 2018

Al igual que el año pasado, me voy al evento “Mundo Hacker Day 2018” para asistir en primera persona a las interesantes charlas que grandes expertos en seguridad van a ofrecer.

Leer más

“Application Security” con Microsoft SDL

El otro día estaba en una entrevista de trabajo en el que me preguntaban si tenía experiencia en metodologías de desarrollo seguro de software. Tras salir de allí pensé que nunca había escrito por aquí sobre ese tema y es algo que me costó encontrar cuando me quise enfrentar al reto de asimilarlo. Es por eso que os traigo la primera de varias entradas, ¡espero que os gusten!

Cuando trabajas como responsable de seguridad, participar en los procesos de desarrollo de software es una de las tareas en las que tienes que dar lo máximo.

Como es lógico, las aplicaciones estarán expuestas a todo tipo de usuario. Puede que sean para uso interno (limitando un poco la exposición) o pueden estar abiertas al mundo, pero siempre serán un objetivo para los fallos “espontáneos” o “buscados” de seguridad.

En la forma de trabajo que hemos tenido hasta “hace cuatro días”, se desarrollaba siguiendo un modelo Waterfall, el que se daba (se sigue dando?) en la Universidad en la que todo tenía una secuencia inalterable basada en:

  • Toma de requisitos
  • Diseño
  • Desarrollo
  • Pruebas
  • Mantenimiento (tras lanzamiento)

Todo muy encorsetado, siendo complicado arreglar ciertos problemas o añadir nuevos requisitos sobre la marcha. Es cierto que se logra una mejora al añadir la implementación de prototipos, lo que podría verse como un leve precursor del modelo agile.

En cualquier caso, utilizar este modelo ha llevado en muchas ocasiones a algo parecido al extreme programming donde se termina por lanzar a la papelera el diseño y los requisitos para realizar desarrollos inmersos en un éxtasis de locura, infinidad de horas y mucho café.

El problema de este tipo de forma de trabajar es que da lugar a todo tipo de fallos de seguridad, sobre todo en viejos modelos de pruebas de seguridad “binarios”, lo que se traduce en “si da tiempo hago alguna prueba y si no…, pues no”.

Como podrás entender, en un mundo en el que cada vez hay más tecnología, en el que todo está conectado y en el que los problemas de seguridad pueden arruinar literalmente negocios y grandes empresas, esa forma de desarrollar ya no es viable.

Microsoft y la seguridad

La multinacional de Redmond archiconocida por el sistema operativo Windows, desde hace años colabora de forma sistemática con gobiernos y organizaciones en la búsqueda de las mejores prácticas en materia de ciberseguridad.

Una muestra de esto es su definición del ciclo de vida de desarrollo seguro, más conocido como Microsoft SDL, que se estableció internamente para todos los desarrollos desde el año 2.004.

Como ejemplo, podemos ver cómo los productos Microsoft han mejorado sustancialmente con respecto a los fallos graves de seguridad detectados antes y después de la puesta en práctica del modelo.

Figura 1 – Boletines de seguridad importantes y críticos de Windows antes y después del SDL

Figura 2 – Boletines de seguridad de SQL Server 2000 antes y después del SDL

Figura 3 – Boletines de seguridad para Exchange Server 2000 antes y después del SDL

Introducción a Microsoft SDL

La metodología que nos presenta Microsoft SDL se basa en tres conceptos principales que tendremos que tener siempre en cuenta:

Formación: todos los roles tanto técnicos como de gestión dentro de un proyecto deben estar debidamente formados en seguridad. Puesto que cada día aparecen nuevas vulnerabilidades y nuevos ataques, la formación debe ser continua en el tiempo y de la mejor calidad posible.

Mejora continua: es importante comprender la causa y el efecto de cada vulnerabilidad para evaluar de forma periódica todos los procesos, así podremos implementar los cambios que sean necesarios.

Responsabilidad: será muy importante archivar toda la información necesaria para realizar el mantenimiento de una aplicación cuando aparezcan los problemas. Tener un plan de detección y respuesta ante incidentes de seguridad nos permitirá poner en movimiento a todas las partes implicadas en el mismo.

Es por eso que el modelo de Microsoft SDL se estructura en cinco áreas de capacidades alineadas con las fases clásicas de desarrollo de software:

  • Formación, directivas y capacidades organizativas
  • Requisitos y diseño
  • Implementación
  • Comprobación
  • Lanzamiento y respuesta

Con el paso del tiempo y la creciente utilización de metodologías ágiles, Microsoft ha implementado una versión especial del SDL para este tipo de forma de desarrollar. Dicho modelo lo iremos viendo en las próximas entradas.

¿Te lo vas a perder?

gdpr

Preparados… listos… GDPR! (for dummies)

A pocos meses de que GDPR o “General Data Protection Regulation” arranque de forma oficial, la cruda realidad es que una gran cantidad de empresas todavía no están preparadas o (lo que es peor) desconocen aquello en lo que les afecta.

Y no, aquí no hablamos de algo que se pueda ignorar hasta que venga una multa para empezar a mirarlo, las leyes de protección de datos se han hecho mayores y vienen con mucha fuerza… dispuestas a dar guerra. ¿De verdad piensas que no hay que tomarlas en serio?

A lo largo de este artículo, de forma sencilla, voy a tratar de explicarte lo más importante que debes saber sobre la nueva GDPR, ¿estás listo?

Un poco (muy poco) de historia

Nada menos que cuatro años ha durado la preparación de esta ley que fue aprobada por el Parlamento Europeo el 14 de Abril del 2.016. La fecha oficial de entrada en vigor (esto márcalo en el calendario con rojo) es el 25 de Mayo del 2.018. A partir de esa fecha, aquellas organizaciones que no cumplan con sus requisitos se podrán enfrentar a elevadas multas que se definen como un 4% de la facturación con un máximo de 20 millones.

De forma muy resumida, podemos decir que el (en Español) Reglamento General de Protección de Datos se ha diseñado para unir las características de las diferentes leyes de protección de datos existentes en Europa. El claro objetivo es proteger la privacidad de todos los ciudadanos de la Unión Europea con el mismo nivel de detalle.

De forma muy sencilla, ¿en qué consiste GDPR?

Aunque el texto es largo y complejo, no debes tener miedo o pensar en GDPR como un ogro que viene a poner multas sin más. Al contrario, es una gran oportunidad para concienciar e involucrar a todas las partes de la empresa en una cultura de seguridad que tanta falta hace tanto ahora como (mucho más) en el futuro cercano.

Podemos reducir todo a cuatro sencillas reglas:

1 – La información:

Conoce de forma clara la información que almacenas y el motivo por el que lo haces. También será necesaria la existencia de un responsable de dicha información y unos métodos claros y seguros de almacenamiento.

Se acabó almacenar datos personales que no necesitamos por si en un futuro me hacen falta. Se acabó no saber dónde los tengo o si se cifran de alguna forma. Ahora las respuestas a todo esto deben ser dadas de forma clara por el responsable de la información.

2 – El cifrado:

Cifra, cifra y cifra (es un tema personal, encriptar no me gusta). A estas alturas no nos podemos permitir almacenar información sensible si no está cifrada. No cometas ese error y cifra todo aquello que no quieras que se sepa en el caso de que una hipotética fuga de información ocurra en tu empresa.

3 – La cultura de seguridad:

La seguridad no es algo que se aplica al final de los procesos como una capa de pintura. GDPR nos pide a gritos que se establezca de forma general una cultura de seguridad en todos los niveles de las organizaciones.

Sólo si vamos de la mano con los procesos, procedimientos y controles de seguridad podremos avanzar como compañía en un mundo (cada vez más) lleno de amenazas digitales.

4 – Los incidentes:

Prepárate para caer, te van a atacar, te van a entrar y se va a saber. Olvídate de las multas, puede que la multa sea calderilla frente al destrozo en imagen que te puede hacer una intrusión. ¿Recuerdas el caso de Yahoo con su venta a Horizon en la que el precio de compra bajó 350 millones tras una gran fuga de información? No hace falta que explique qué duele más, si 350 millones de pérdida o 20 millones de multa, ¿verdad?

Además, el nuevo reglamento te va a obligar a comunicar el incidente en un máximo de 72 horas así que se va a saber sí o sí.

Aprovecha la oportunidad y prepara un plan de contingencia y continuidad de negocio. Emplea tus recursos no sólo en prevenir, también en detectar y en corregir.

¿Y al usuario cómo le afecta esto?

Aunque no lo va a notar de forma agresiva, va a notar ligeros cambios destinados a ofrecerle:

  • El derecho a la información y la transparencia.
  • El derecho de acceso y rectificación.
  • El derecho a borrar (‘derecho al olvido’).
  • El derecho a restringir el procesamiento.
  • El derecho a la portabilidad de datos.
  • El derecho a oponerse.

¿Más o menos claro?

Por supuesto, si quieres más detalle, puedes acceder al portal oficial y a cientos de recursos sobre el tema en internet.

Espero haberte ayudado a comprender mejor este gran cambio. Recuerda que, si tienes alguna duda, puedes dejar un comentario y te responderé lo mejor que pueda.

Saludos!