Entradas

security-api

Security API – Dale a tus empleados lo que necesitan (de forma segura)

Hace poco vimos en SecurityInside consejos a tener en cuenta para revisar la seguridad de tu API. Como comentamos, ofrecer servicios de información en el mundo de hoy si no tienes API, te da una desventaja considerable que podría terminar por arruinar tu negocio.

Es por eso que tu departamento de desarrollo debe tener en mente trabajar en una buena api (sencilla y segura) que de servicio tanto a clientes como a las plataformas y herramientas internas.

Hay muchas formas de desarrollar APIs, pero en mi caso me he decantado últimamente por Flask para Python sobre Elastic Beanstalk de Amazon Web Services.

Security API, ¿por qué?

Cada vez que arranco un proyecto de seguridad con una nueva empresa, me presento desde el punto de vista de vida laboral. Cuento mis años como becario, desarrollador, jefe de proyecto, consultor y luego el paso al mundo de la seguridad. Me miran como diciendo “¿para qué todo este rollo?”. Sencillo, es la forma de introducir que soy un apasionado de la seguridad y que mi objetivo principal es asegurar los activos de la empresa, pero siempre tratando de hacer la vida sencilla a los compañeros que tienen que lidiar con todas las medidas y controles de seguridad que se implanten.

Conozco profesionales de la seguridad que nunca se han manchado las manos picando código y que aplican medidas maravillosas que fortifican los activos mientras complican el trabajo diario. Lo importante es la seguridad, pero mi perfil de desarrollador me hace pensar siempre en hacerlo de forma que ellos tengan todas las facilidades para trabajar. Seguros, pero trabajando.

Por todo esto, hace no mucho empecé a dar vueltas a la idea de crear una “security api” que diera servicio a determinadas necesidades de los compañeros de los diferentes departamentos. De esta forma, aplico medidas de seguridad generales y les doy la posibilidad de solicitar ciertos permisos, accesos, … de forma automática en base a roles.

¿Cómo funciona?

Básicamente todo funciona en base a usuarios que se autentican con login, password y 2fa (Google Authenticator, Android, iOS). Cada usuario tiene un rol y subrol con el que se indica qué cosas tienen permitidas y todo se gestiona mediante JSON Web Tokens.

Flask api template

Os he dejado en Github un nuevo repositorio que contiene el esqueleto de una api desarrollado en Python utilizando la biblioteca Flask.

Podéis lanzarlo en local para desarrollo y hacer pruebas de forma sencilla utilizando Postman, ya que os he dejado también un fichero con ejemplos de uso. Tendréis queja… 😀

Vamos viéndo cosillas

En el fichero principal (flask_api.py) veréis unas cuantas cosas que os voy a ir explicando.

Al principio, tenéis una función que se lanza tras arrancar el server, ahí se pueden configurar diferentes cosas (dar de alta la ip del server en determinados grupos de seguridad, enviar notificaciones, …):

Después se incluyen dos apartados para la gestión de códigos 404 y 405:

Una siempre interesante función ping para comprobar rápidamente si el server está vivo:

La parte más interesante del ejemplo, la gestión del login y creación del token:

Y la implementación concreta dentro del fichero flask_api_functions.py:

Para entender ciertas cosas como la forma de enviar el header “Authentication”, pásate por el README.md del repositorio y ejecuta las pruebas con postman, verás que es la mar de sencillo.

El ejemplo es sólo parte del script completo. Si quieres utilizarlo o modificarlo, puedes descargarlo desde nuestro repositorio en GitHub.

 

Importante antes de terminar

Flask no está preparado para funcionar directamente en un entorno de producción, para hacerlo tienes que tener en cuenta un par de cosas (está todo en la documentación del repositorio).

En mi caso particular, ya os he dicho que lo tengo montado en Elastic Beanstalk de Amazon Web Services, si queréis os puedo contar cómo lo he hecho en otra entrada.

Por supuesto, si tenéis alguna duda sobre esta entrada, preguntad que estaré encantado de echar una mano.

Saludos!

auditar-api

Revisando nuestros servicios: auditar API (parte 1)

Poder ofrecer la información de valor que genera tu empresa de una forma eficiente y segura es tan importante que puede ser el punto de inflexión entre convertirla en un Unicornio o llevarla directamente a la ruina.

En el mundo de hoy, contar con una buena API que permita a terceros consumir tu información te va a permitir extender tu negocio más allá de lo que puedes ofrecer de forma individual. Es habitual conceder acceso a una parte pública de la información, pero otra parte sensible suele estar vinculada a algún contrato, cuota o condiciones particulares.

Una API abierta a terceros te permitirá abrir tu información y servicios a todo tipo de clientes, gestionando hasta dónde quieres que puedan llegar. Sólo tienes que ponerte a desarrollar en tu proceso de integración continua, darle caña a las pruebas unitarias, los test de integración, la documentación y todo lo que tu metodología dicte. Por fin tienes una API de calidad dispuesta a echar humo con miles de clientes y…

…entonces llego yo y te pregunto… ¿has tenido en cuenta la seguridad en el ciclo de vida de tu API?

Tu respuesta tiene una alta probabilidad de ser “ehhh…. no!”. Lo normal es que sea así y que se hayan cometido errores de desarrollo que impliquen vulnerabilidades en nuestra API que puedan impactar en nuestro producto.

¿Como incorporo la seguridad a mi API?

api_security

Si no has empezado a desarrollarla, entonces te recomiendo que tengas en cuenta algún modelo como “Microsoft Security Development Lifecycle” (echando un vistazo aquí, aquí o aquí, aunque hablaremos de esto en breve) y lo hagas bien desde el principio.

Si ya tienes tu API funcionando, en la próxima entrada realizaremos una pequeña prueba que te puede ayudar a evaluar su seguridad.

En cualquier caso, deberías tener en cuenta siempre estos checks básicos:

1) Fase de Autenticación:

  • Habilita tu API únicamente con SSL, todos los accesos debería ser https. Prohibe http o dale un uso meramente informativo.
  • Nunca envíes usuarios, contraseñas, tokens… en la url.

2) Fase de Autorización:

  • Pon especial atención en el escalado de privilegios tanto en horizontal como en vertical.
  • Acentúa los controles en las peticiones que actualicen o eliminen información.
  • Utiliza roles para administrar permisos de tus usuarios.
  • Protege al máximo las funcionalidades destinadas a usuarios administrativos.

3) Gestión de sesión:

  • Habilita un tiempo máximo de sesión (timeout).
  • Asegúrate de tener medidas para invalidar tokens si es necesario.

4) Validación de entradas:

  • Los ataques web habituales pueden afectar a tu API, así que pon atención en los conocidos ataques de injección, xss…

5) Codificación de salidas:

  • Revisa bien la estructura de tu salida json, xml,…
  • Inserta cabeceras de seguridad acordes al uso que se le va a dar a tu API.

Empieza por echar un vistazo a estas recomendaciones. En la próxima entrada seguiremos viendo detalles para tener tu API lo más segura posible. ¿Te lo vas a perder?