seguro-interesa

¡Seguro que te interesa! – 47

En esta sección os dejamos las noticias que nos han llamado la atención y que consideramos te pueden ser de ayuda.
Leer más

delito-informatico

Delito informático: denúncialo!

Hasta hace apenas unos años la figura conocida como “delito informático” ni si quiera formaba parte de algo tan importante como el Código Penal. Como tal, sólo podían denunciarse aquellos delitos que ya tenían una forma física o que existían previamente.

Con la nueva reforma del Código Penal se hicieron, además de algunos estropicios, algunos cambios más que interesantes.

 

Tipos de delitos informáticos reconocidos por el código penal Español

  • Robo, suplantación, usurpación, estafa, fraude, y básicamente todos aquellos relacionados con el bolsillo. Dado que hoy en día forma parte de la normalidad contar con cuentas bancarias, tarjetas de crédito, o sencillamente con dinero on-line en cualquiera de sus versiones, ya venía siendo necesario que se recogiera algún tipo de garantía legal capaz de defendernos.
  • Aquellos que vulneren nuestra intimidad en cualquiera de sus formas. Ya sea accediendo a documentos secretos, interceptando nuestras comunicaciones, realizando transcripciones o copias de las mismas, etc.
  • Calumnias e injurias. Conocidas ya fuera del aspecto cibernético, se ven aumentadas exponencialmente debido a las nuevas tecnologías, que facilitan que la información se divulgue en cuestión de segundos, sea contrastada o no.
  • Amenazas o acoso. Éste sí que es un nuevo paso en nuestro Código Penal. Aunque las amenazas sólo son creíbles si existe un peligro real tras ellas y el acoso debe ser contrastado antes de poder denunciarlo, al menos tenemos la protección que nos hacía falta en casos donde antes no podíamos hacer nada. ¿Tienes un blog y recibes amenazas por lo que publicas? ¿Un chico pesado que te conoció en un foro te ha investigado hasta saber dónde vives? Da igual que las fronteras de internet lleven el rastro hasta el extranjero; la policía lo investigará, tomando las medidas pertinentes.
  • Daños o ataques a la propiedad intelectual. A menudo la información que tenemos en nuestros ordenadores puede valer más que el oro; ya sea con el desarrollo de aplicaciones, por usar un soporte determinado, o porque eres el autor de un nuevo tipo de invento revolucionario y quieres patentarlo. Los delitos contra la propiedad intelectual, industrial, revelación de secretos o simplemente contra el daño hacia la información o contenido de datos que querías proteger, ahora forman parte de algunos de los delitos más comunes, y la policía se ha puesto las pilas para poder hacerles frente.
  • Delitos de tenencia. Muchos más fáciles de denunciar, debido probablemente a su naturaleza. Aquí encajan delitos como la pornografía infantil o el chantaje.
  • Acoso escolar o Bullying. Éste es un reciente tipo de delito que no es considerado en muchas ocasiones como denunciable. Los menores, como tales, no son penalmente responsables y por tanto es fácil pensar que los autores menores de delitos informáticos (el más común el acoso escolar) no serán perseguidos por la justicia. NADA más lejos de la verdad. Existe una cosita maravillosa llamada Ley de Responsabilidad Penal del Menor (LRPM) según la cual existen los mismos delitos que podría cometer un adulto pero con diferentes consecuencias. Papá, mamá, no tengáis miedo de que los niños malos queden impunes: la policía también sabe cómo actuar en estos casos.

 

¿Cómo denuncio un delito informático?

Pues bien, dado que ya forman parte del Código Penal, se pueden denunciar de cualquier forma. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado permiten denuncias por teléfono, página web, en comisarías, o incluso en hospitales mediante atestado.

Para tener algo más concreto, podéis dirigiros a éstas páginas webs ofrecidas por la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Policía Nacional:

 

Guardia Civil:

 

Consejo final

Ante la duda… no dudéis y denunciad. El anonimato que a veces ofrece internet ha conseguido que muchos delincuentes se crean inpunes y piensen que no dejan huella a su paso. La verdad es bien distinta, los peritos informáticos forenses pueden obrar maravillas (que se lo pregunten al amigo Lorenzo Martínez) y descubrir que, el que se cree a salvo porque usa el Ciber-Café del pueblo para acosar a la chica que le gusta del instituto, en realidad…no lo está.

seguro-interesa

¡Seguro que te interesa! – 46

En esta sección os dejamos las noticias que nos han llamado la atención y que consideramos te pueden ser de ayuda.
Leer más

SecurityInside Live: Check Point Cyber Day 2017

La omnipresente transformación digital y el Internet de las Cosas piden cambios fundamentales en el presente y futuro de la ciberseguridad. Los últimos ataques ocurridos a nivel mundial demuestran la necesidad de implementar estrategias innovadoras para securizar las empresas.

Hoy asistimos al Check Point Cyber Day 2017, una jornada dedicada a los CIOs, CISOs, IT Security Managers y todos los interesados en conocer el futuro de la ciberseguridad de la mano de expertos nacionales e internacionales en esta materia.

Leer más

Robar la identidad: más sencillo de lo que crees

Con la llegada del Siglo XXI y la generalización de la globalización, la nueva tendencia a la criminalidad informática parece expandirse tan rápido como antaño lo hacía la pólvora. Nuestros empeños por mejorar nuestras condiciones de vida y agilizar procesos burocráticos o administrativos nos han llevado a la nueva e inevitable era de la tecnología. Los criminales, por su parte, no pueden permitirse quedarse atrás, formando parte del conocido Efecto Escalada:

La conclusión más obvia es que, por cada innovación que apliquemos en nuestras vidas (ya sea una aplicación móvil para pagar la gasolina del coche, comprar un billete de avión por internet, o sencillamente descargarnos la aplicación equivocada) un ciber delincuente ya se ha preparado para burlar lo que creíamos que era seguro.

Y no nos llevemos a error, porque no estamos seguros. En los días que corren, es más fácil robar la identidad a través del móvil que quitarle un caramelo a un niño.

A éste en concreto no, claro.

A éste en concreto no, claro.

¿Cómo me pueden robar la identidad?

Muy sencillo, siguiendo éstos simples pasos:

  • Estafas por internet: La principal forma de evitarlas es no pecar de ingenuos. Si no conoces el sitio o algo te hace desconfiar, no des tus datos. Investiga primero; tal vez haya denuncias previas.
  • Redes Sociales: Sí, lo que lees. Os sorprendería lo fácil que es reunir cierta información sobre una persona sólo visitando sus perfiles públicos. Dirección postal, número de teléfono, hasta contraseñas o información del entorno familiar. Lo mejor es que reduzcas los datos que ofreces a lo más mínimo e imprescindible.
  • Aplicaciones no seguras: La última moda en los robos de identidad ni siquiera necesitan que demos ningún dato. Los ciber delincuentes usarán aplicaciones que ya hayas descargado previamente y que escondan algún tipo de malware con el que después, sin ningún problema, podrán entrar en tu móvil y sacar toda la información que deseen. ¿Tu móvil recuerda automáticamente los datos de tu tarjeta? ¿Tu cuenta bancaria? ¿Tu dirección postal?

No te preocupes, basta con que sepas bien qué descargarte y que te andes con ojo a la hora de valorar la seguridad de tus aplicaciones.

Pero aunque sí que es cierto que lo peor que puede ocurrir es la propia usurpación de identidad, casi tan malo como éso es el tiempo que uno tarda en darse cuenta de que ocurre.

Que se lo digan a Charlie, al que arrestaron dos veces sin que la policía creyera una palabra suya al declarar que él no había realizado esos delitos, ni esas compras. La factura de teléfono que le llegó ascendía a los 6000€, y cualquiera le dice a la compañía de teléfono “mire, es que se hacen pasar por mí”.

Un delincuente tal vez menos ansioso habría repartido la dosis de facturas más sutilmente, manteniendo el nivel de delincuencia por debajo del radar. Charlie podría haber tardado años en darse cuenta, y tal y como él, cualquiera de nosotros.

¿Qué hacer para evitarlo?

Primero, intenta no tener datos importantes de forma pública. Pero si no puedes hacer eso, bien porque tu trabajo te lo exige o porque los usas con frecuencia, entonces échale un ojo a las mejores aplicaciones de seguridad del mercado, usa el cifrado de comunicaciones siempre que puedas, evita conexiones públicas, borra todos los datos de un móvil, tablet u ordenador antes de tirarlo, … Pero sobre todo, ten sentido común, no vayas instalando todo lo que pilles, evita los black market y no confíes a ciegas en todo lo que te llega.

Si tan empeñados están en hacerlo, por lo menos pongámoselo difícil.